¡Planea una cena de Acción de Gracias saludable!

, , Leave a comment

Cena de accion de gracias

El día de Acción de Gracias es tradicionalmente un día grande que se pasa en familia o con amigos. Pero debemos tener cuidado, y es que los nervios de los días de preparación, las cantidades ingentes de comida y el no movernos demasiado nos pueden pasar factura después. Para que no te pille por sorpresa, te damos unos consejos para preparar una comida saludable.

Los días previos…

Es importante que para evitar nervios y sorpresas de última hora, te adelantes a los acontecimientos. Para ello, utiliza el fin de semana anterior de Acción de gracias para llevar a cabo las siguientes tareas

  • Prepara una lista con los invitados y calcula cuántos ingredientes y qué cantidad de ellos necesitas para la cena
  • Vete al supermercado y compra todos los alimentos no perecederos de tu lista.
  • Aprovecha ese fin de semana para comer sano: unas verduras o comidas ligeras como sopas son perfectas para preparar al cuerpo para las cantidades de comida y nervios que tendrás durante esta larga semana.
  • Aprovecha también para relajarte antes del estrés: date un buen baño de sales, haz yoga, sal a pasear y disfruta del tiempo libre. Recuerda que los próximos días seguramente no tendrás tiempo ni para respirar, y es importante mantener tanto el cuerpo como la mente sana.

Lunes:

  • Prepara un calendario de cocina para saber por dónde tienes que empezar, cuánto tardarás en preparar cada plato y cuánto tiempo utilizarás el horno para cada uno de ellos. Así evitarás que las comidas se te acumulen y verás que tardas menos al tener un orden mucho más eficaz.
  • Aprovecha para empezar a preparar alimentos sencillos pero que puedan mantenerse en el frigorífico hasta el jueves, como sopas o salsas.
  • El lunes todavía te quedará un rato libre, así que aprovecha para relajarte en tu casa tranquilamente.

Martes:

  • Día para preparar la casa: si vas a tener muchos invitados, cuenta cuántas sillas necesitas, hazte con una mesa grande y prepara lo básico. Aprovecha este día para hacer la limpieza general de la casa: barre y friega el suelo, quita el polvo y asegúrate de que todo está en orden. Es improbable que en el día siguiente se ensucie mucho la casa, así que ese trabajo ya lo tendrás hecho.
  • Aprovecha para comprar las bebidas, ¡que no se te olviden!
  • Por la noche, puede dejar preparadas las verduras ya cortadas y las hortalizas bien lavadas y secas.

Miércoles:

  • Compra el pavo, que esté bien fresco. 
  • Utiliza este día para preparar la tarta u otros postres que tengas en mente. Recuerda que ya tendrás todos los alimentos comprados, así que no deberías preocuparte por sorpresas de última hora.
  • Para comer y cenar, hazlo ligero, pues al día siguiente tu estómago lo agradecerá.

Día de Acción de Gracias:

  • Un pavo entero necesita entre 3 y 4 horas para cocinarse en el horno. Levántate pronto por la mañana y vete haciéndolo.
  • Cocinar la comida fuera del pavo ahorra tiempo y previene que se ponga malo. Aprovecha que el pavo está en el horno para hacerlo.
  • Cuando el pavo esté preparado, sácalo y déjalo reposar. Mientras, prepara el resto de alimentos de guarnición que ya tenías semipreparados en la nevera.
  • Cuando tengas todo bajo control, pégate una buena ducha y vístete bien para sentirte relajado y aseado.
  • 30 minutos antes de la cena, calienta todo lo que necesite ser recalentado y… ¡a disfrutar!
¿Conoces otras formas de tener un Acción de Gracias saludable?
¡Compártelas con la comunidad en la sección de comentarios!