10 consejos simples para hacer la vida en el extranjero más llevadera

, , Leave a comment

Vida en el extranjero

La vida en el extranjero por placer es una de las aventuras más enriquecedoras. Desgraciadamente, cada día son más las personas que tienen que emigrar no solo por placer, sino por necesidad. Para hacer tu experiencia más llevadera, te proponemos 10 consejos que te recomendamos que sigas!

¿Por qué emigramos?

Las estadísticas de emigración de los últimos años son abrumadoras. La última crisis económica mundial ha obligado a miles de personas a cambiar de residencia. Los efectos de este cambio son padecidos por todos. Ya vengas de un país pobre o de uno rico, hables el mismo idioma que el páis de destino o tu objetivo sea la formación o la carrera profesional, seguramente encontrarás barreras culturales y de otros tipos que tendrás que afrontar. Pero… ¡Tranquilo! ¡Nada que millones de personas no hayan podido superar!

¿Cuáles son los problemas más comunes de la vida en el extranjero?

Existen multitud de barreras que te afectarán más o menos si eres emigrante, pero entre las más comunes pueden estar estas. Si te afecta alguna de ellas en particular, es importante que sepas que no estás solo ya que son problemas muy comunes en la comunidad que emigra de sus países.

  • Barrera cultural y linguística: para sentirse parte de la comunidad, es importante formar parte activa de sus hábitos culturales y conocer la lengua.
  • Problemas legales: visados, permisos de residencia, etc.
  • Discrimanción profesional/salarial
  • Establecer una nueva vida social/sentimental
  • Adaptación al medio ambiente: condiciones meteorológicas, horas de luz, etc.

10 consejos para ser más feliz en un país extranjero

    • Aprende la lengua: si has decidido mudarte a un país con una lengua distinta, intenta aprenderla antes de ir, o, en su defecto, cuando estés allí. Esto te permitirá encontrar trabajo más rápidamente, cambiar la percepción que los nativos tienen de ti, subir tu autoestima y establecer relaciones estrechas con otras personas (entre otras cosas). Todo esto es decir que se trata del primero paso para la integración.
    • Únete a algún grupo de emigrantes que procedan de tu mismo país: si bien esto puede causar segregración (si nunca sales de ese grupo), también es verdad que te facilitará el tránsito de tu país al país de destino. Podrás encontrar ayuda con temas burocráticos, resolver dudas y tener un hombro en el que apoyarte. Hoy en día con las redes sociales puede encontrar multitud de grupos de este tipo. ¡Busca el tuyo!
    • Busca un trabajo: trabajar no es solo una fuente de ingresos, también es una forma de integrarte en la sociedad en la que vives. Por eso es importante que busques algún trabajo que te haga sentir parte de la comunidad, donde estés en contacto con nativos y puedas acostumbrarte a sus hábitos más rápidamente.
    • Encuentra una casa que realmente te guste: el trabajo y el hogar son los lugares donde más tiempo pasamos. Asegúrate de sentirte como en casa!
    • Busca un Tandem Partner: Se llama Tandem a dos persona de diferente nacionalidad que se ayudan con sus respectivos idiomas (siendo uno de ellos nativo del país donde se encuentran). Busca en Internet a un tándem y él te ayudará a integrarte en su cultura y entenderla.
    • Colchón económico: ir a la aventura es excitante, pero tener unos ahorros te ayudarán a estar más relajado con respecto a tus expectativas de futuro.
    • Participa en eventos culturales o de ocio: aunque te sientas superado, intenta salir: vete al cine, a mercados callejeros, conciertos, bares y discotecas, exposiciones de arte, talleres. Estar rodeado de gente hará que te sientas mejor y ayudará a la integración.
    • Empápate de la historia y la cultura del país: ¿Te ha entrado desgana y no sientes pasión por el país en el que vives? Quizás no lo aprecias porque no has llegado a conocerlo. Interésate por su historia, su arte o sus museos y quizás empieces a valorarlo más. La pasión por algo es muy importante para seguir en buena forma mental.
    • Sé anfitrión: si es posible, invita a amigos y familiares a pasar unos días en tu casa. ¡Verás como una dosis de tu país te anima!
    • ¡No desesperes!: es muy fácil decirlo, pero hay que ser positivo. Emigrar requiere superar muchas barreras y eso tienes que tenerlo claro. Pero también es verdad el hecho de que miles de personas lo hacen cada año, y sobreviven. El periodo de adaptación existe siempre, y cuánto dure depende la persona. Por eso no desesperes si te sientes angustiado, cansado, quemado o triste y sigue adelante. Si no, lo peor que te puede pasar es volver a tu maravilloso país. ¡Sigue adelante!
¿Conoces más formas de hacer tu vida fuera más fácil?
¡Compártelas con la comunidad en la sección de comentarios!