Herpes: Información, diagnóstico y tratamiento

, , Leave a comment

Mujer con herpes en los labios


El herpes es una lesión cutánea característica de una enfermedad infecciosa de origen viral, más de un 90% de personas mayores de 50 años tienen anticuerpos frente al herpes simple, en países subdesarrollados personas menores de 30 años son las que generalmente adquieren esta infección.

Un poco de historia

El virus herpes simplex o VHS-1 y el virus herpes hominis HSV-2 son los responsables de esta lesión, sin embargo la infección por herpes simple se adquiere antes, siendo esta más frecuente que la infección por el herpes hominis.

Tipos de virus herpes

Lamentablemente esta enfermedad no tiene cura

El tipo de herpes simple afecta particularmente; cara, labios y parte superior del cuerpo. El herpes del tipo hominis se presenta frecuentemente en los genitales o en la parte inferior del cuerpo.

Las lesiones causadas por estos virus, aparecen en la piel como vesículas de tamaño pequeño, que crecen agrupadas en racimo y que están rodeadas por un halo rojo.

Lamentablemente esta enfermedad no tiene cura, siempre que se reducen los síntomas, la infección pasa a ser latente hasta la reaparición del siguiente episodio activo, aunque sus tratamientos muestran resultados bastante positivos.

Hay que evitar la confusión con el herpes zoster, coloquialmente llamada culebrilla, que es una lesión producida por una reactivación del virus varicela zoster.

El virus se aloja en las vesículas, pero entre la aparición y desaparición de brotes, el virus también puede ser liberado hasta por la piel que no parece lesionada es decir sin ulceraciones.

¿Cómo se contagia?

Lesiones pueden incluso aparecer 15 años después

El contagio se da a través de un contacto sexual con una persona infectada con el virus VHS-2.
Aun así la transmisión se podría dar al no tener conocimiento de presentar una infección, a pesar de no presentar ninguna lesión.

El VHS-1 solo es responsable de un 10% de los herpes genitales, su infección inicial sucede frecuentemente durante la infancia, un 80% de la población adulta pueden portar el virus VHS-1 sin haberlo adquirido sexualmente, por lo que esta infección no está dentro de la clasificación como enfermedad de transmisión sexual.

Los síntomas, o las lesiones pueden incluso aparecer 15 años después de haberse infectado con este virus.

En cuanto a la transmisión de esta infección es importante que estes muy informada al respecto;

HSV puede ser pasado cuando una persona tiene el virus presente en la piel o en alguna mucosa de su cuerpo y otra persona hace contacto directo de piel a piel con el virus activo.

Una amenaza invisible

Preservativos de látex reducen el riesgo de transmitir el virus

Este virus es propenso a estar presente en la piel desde el primer signo de pródromo (generalmente comezón o picazón donde ocurre el brote), hasta que las llagas hayan curado totalmente y la piel nueva esté presente.

Hay ciertos períodos de tiempo probables (probablemente solamente algunos días del año) cuando el virus activo puede estar en la piel, aun cuando no haya es signos o síntomas obvios.

Recuerda que el uso constante de preservativos de látex reduce el riesgo de transmitir el virus ya que el herpes es transmitido muy frecuentemente por personas infectadas que no saben que están contagiadas.

Pero una vez que es diagnosticada la infección, una persona pueda generalmente tomar las precauciones simples necesarias para proteger a su pareja evitando el contacto durante prodrome o un brote y practicar sexo seguro (de forma protegida) cuando no hay síntomas presentes.

¿Cómo se diagnostica el herpes?

La técnica predilecta es la reacción en cadena de polimerasa (PCR)

El diagnóstico de esta enfermedad es por historia clínica si se presentan lesiones vesiculosas visibles sobre un fondo eritematoso, aunque siempre es bueno realizar exámenes de laboratorio, ya que existen lesiones cutáneas semejantes a la de herpes que podría confundirse, más aún si presentan inflamación en la mucosa por virus del herpes en regiones como uretra causando uretritis, o en la faringe, causando faringitis.

Los estudios de laboratorio se hacen con el fin de confirmar el diagnóstico y orientar al especialista para ofrecer el mejor de los tratamientos.

En los exámenes de laboratorio, lo que se busca encontrar en los pacientes sospechosos de VSH es el antígeno o el DNA de la partícula en el material de las lesiones vesiculosas obtenidas por raspado.

La técnica predilecta es la reacción en cadena de polimerasa (PCR) para detectar DNA del VSH.

¿Cuál es el tratamiento del herpes?

El Aciclovir es el fármaco de uso más extendido

El tratamiento del herpes no ha variado mucho con los años, pues hasta ahora los expertos no han encontrado un tratamiento para herpes, que elimine por completo la infección.

Son muchos los aspectos de las infecciones mucocutáneas y viscerales causadas por el VSH que pueden tratarse con fármacos antivirales.

El Aciclovir es el fármaco de uso más extendido y su familia, famciclovir y valaciclovir componen la base fundamental en el tratamiento de las infecciones mucocutáneas, y existen fármacos de uso tópico como idoxuridina, trifluorotimidina, vidarabina y cidofovir.

¿Cómo se previene esta enfermedad?

Algunos simplemente evitan tener contacto sexual…

Con respecto a la prevención de esta enfermedad, cada año se hacen campañas educativas en distintos países sin embargo se han obtenido resultados muy modestos.

Los anticonceptivos de barrera, el condón o preservativo, disminuye las probabilidades de transmisión del virus de herpes, en especial en las fases de eliminación viral asintomática.

Muchas parejas han tenido relaciones sexuales por años sin haberse transmitido el herpes.

Algunos simplemente evitan tener contacto sexual cuando los signos o los síntomas están presentes, mientras que otras utilizan condones u otra protección entre los brotes para ayudar a protegerse contra el contagio asintomático del herpes.

El herpes genital y el sexo

El herpes genital no significa necesariamente abstinencia

Si toma las precauciones necesarias, las probabilidades de contraer el virus de su pareja son pequeñas. El herpes genital no significa necesariamente abstinencia completa de sexo o un disfrute reducido del sexo.

El riesgo de transmitir el virus puede ser reducido si utiliza preservativos. El uso continuo de ellos en una relación a largo plazo es una decisión personal que solamente la pareja puede tomar.

La mayoría encuentra en su relación que la perspectiva de infección de HSV es tan importante, que el uso del condón puede llegar a ser menos relevante si la probabilidad de infección es la única razón de la proteccion.

Evita la transmision

Se aumenta el riesgo de transmisión si hay algunas rupturas en la piel

Sin embargo, a toda costa la pareja debe intentar evitar el coito durante un episodio activo del herpes, porque aquí es cuando el virus es más probable de ser transmitido.

Este período incluye el momento desde cuando su pareja tiene las primeras señales de peligro de un brote, tales como comezón, o ardor en los órganos genitales, hasta que la última de las llagas ha curado. También, la actividad sexual prolonga la sanación del episodio.

Se aumenta el riesgo de transmisión si hay algunas rupturas en la piel, por ejemplo, si tienes pequeñas abrasiones debido al coito, a menudo debido a la lubricación escasa. Puede ser provechoso utilizar un lubricante específicamente para el acto sexual y evitar el sexo si tienes manchas.

Las llagas y el herpes labial

Puedes todavía, compartir la cama, o un incluso hasta un beso

Las llagas en otras áreas, tales como las nalgas y los muslos, pueden ser tan contagiosos como aquellas en el área genital, y debe tomar cuidado para evitar el contacto directo con tales llagas durante el sexo.

Otras veces, aun hay un pequeño riesgo de transmitir la infección, aunque su pareja no muestre ningún signo del herpes genital. Si usted o su pareja tiene herpes labial, es recomendable evitar el sexo oral pues éste puede esparcir el virus a los órganos genitales.

No puede contagiarse de herpes genital compartiendo tazas, toallas o el agua de baño, o desde asientos del tocador. Incluso durante un brote, debes evitar solamente el contacto piel a piel con las partes del cuerpo de la otras persona que tenga las llagas. Puedes todavía, compartir la cama, o un incluso hasta un beso.

Para finalizar unos tips para el tratamiento del herpes:

  • Se recomienda mantener desinfectada la lesión, y tocarla lo menos posible, y en caso total, lavarse las manos antes y después de curarla.
  • En el caso de herpes genital y labial, evitar cualquier contacto hasta que las lesiones o las erupciones hayan sido curadas exitosamente.
  • Es indispensable la supervisión médica, y un constante chequeo, porque como ya dijimos el herpes es una enfermedad recidivante, que tiene periodos activos y latentes.
¿Conoces algo más sobre el herpes?
¡Compártelo con la comunidad en la sección de comentarios!

Beatriz Gonzalez

Beatriz Gonzalez

Medico General at Consulta Privada
Médico General con amplia experiencia en medicina tradicional pero cada vez más interesada en tratamientos integrales y naturales complementarios.
Beatriz Gonzalez