La Canela. Porqué Debes Incorporarla en tu Dieta

, , Leave a comment

Razones para comer canela a diario

Creative Commons Creative Commons Attribution 2.0 Generic License   Foto por:  stevendepolo 

La canela es una especia que además de aromatizar y darle sabor a ciertas comidas, brinda muchas propiedades que favorecen nuestra salud.
En comidas, es muy apreciada en los guisos de carne, pescado y legumbres. Cuando de postres se trata, no falta en el arroz con leche, galletas, pasteles de hojaldre con manzana y los famosos rollos de canela, entre otras recetas.
Sin embargo, más allá de la gastronomía, esta corteza de color marrón claro, de fragancia dulce y agradable, originaria de Sri Lanka, ha sido utilizada desde hace miles de años con fines terapéuticos por su diversas propiedades. En tal sentido, les nombramos varios de los beneficios más sobresalientes de este condimento:

Además de darle gusto y saber a tus comidas, la canela es una fuente de salud.
  • Uno de los mayores beneficios de la canela es su utilización en pacientes con diabetes tipo 2. Entre sus componentes, se encuentra el cinnamtannin, el cual ayuda a disminuir los niveles de glucosa en la sangre.
  • Llevar algún plato saludable y delicioso es una buena estrategia para asegurar una opción que se puedas comer durante la reunión.
  • Esta especia también favorece el sistema digestivo, pues contiene fibra dietética, hierro y calcio que adhieren a las sales biliares (perjudiciales para el colon) y ayuda a eliminarlas del cuerpo.
  • La canela ayuda a regular el ritmo intestinal, por lo que es posible utilizarla tanto como antidiarreico, como para tratar padecencias de colon irritable.
  • Ideal para las embarazadas, pues ayuda a detener las náuseas y vómitos sobre todo en el primer trimestre de embarazo, dónde las fatigas pueden ser muy molestas.
  • Activa el apetito, disminuye la aerofagia y la acidez.
  • Reduce los niveles de colesterol, de ahí que previene problemas cardiacos y arteriosclerosis.
  • El té de canela es recomendable en caso de afecciones respiratorias, como refriados y congestiones. En infusiones, acompañada de jengibre, ayuda a bajar la fiebre, reducir la tos y subir el ánimo.
  • El consumo regular de canela, estimula las funciones cerebrales, sobre todo en adultos mayores. Estudios científicos comprobados han mostrado mejorías en las tareas relacionadas con los procesos de atención, memoria visual, reconocimiento y velocidad visual.
  • La canela también funciona como potente anticoagulante, es decir que impide que las plaquetas de la sangre se acumulen más de lo que deberían hacerlo en niveles normales. Remedio ideal para las molestias menstruales en la mujer.
  • En la composición de la canela sobresale la presencia de vitamina C, vitamina B1, hierro, potasio, calcio y fósforo, por tal motivo, aunque se consume en escasas cantidades debido a su intenso sabor, nos brinda un conjunto de vitaminas y minerales esenciales para nuestro cuerpo.
  • Contiene poderosas propiedades antioxidantes, retardando así el envejecimiento celular.
  • La canela presenta propiedades antimicrobianas, que reducen la cantidad de bacterias y hongos, de allí que se haya utilizado milenariamente como conservante de alimentos.

 

Distintas formas de consumir la canela

  • Cápsulas de canela: para ser consumida como suplemento
  • Té de canela: para preparar infusiones o tés aromatizados
  • Canela en rama: para aromatizar recetas
  • Canela en polvo: para espolvorear sobre comidas y bebidas

Después de todos los beneficios antes mencionados, esperamos que la canela pueda ser de gran ayuda para llevar una vida más sana. Sin embargo, es importante recalcar que si se consume en grandes dosis, puede llegar a ser tóxica, por lo que se recomienda utilizarse con moderación.

¿Cómo consumes la canela?
¡Comparte tus experiencias con la comunidad en la sección de comentarios!

Beatriz Gonzalez

Beatriz Gonzalez

Medico General at Consulta Privada
Médico General con amplia experiencia en medicina tradicional pero cada vez más interesada en tratamientos integrales y naturales complementarios.
Beatriz Gonzalez